Condenado por drogas y ahora por violencia de género

Un individuo que en noviembre pasado fue condenado por una causa de drogas y otras acumuladas, ahora fue sentenciado por tres hechos vinculados con “violencia de género”.
Mientras cumplía con un beneficio de arresto domiciliario, mantuvo de rehén a su pareja en un inmueble que compartían y le propinó “lesiones y amenazas”.
Por estos casos, el Juzgado Correccional Nº 1 luego de un juicio, condenó a Rubén Balbuena, a la pena de un año de efectivo cumplimiento en la cárcel de Batán, donde está alojado el hombre que ha sumado varias causas judiciales.
En la causa de drogas que se sumó a otras acumuladas, el imputado fue condenado a 5 años de cárcel por decisión del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1.
A partir de esta nueva sentencia del Correccional, en la Justicia se definirá una pena única de prisión para el sujeto que cuenta con 29 años, según informaron fuentes judiciales consultadas en las últimas horas.
En las recientes causas por los delitos de “privación ilegal de la libertad”, “amenazas” y “lesiones”, intervino la Fiscalía Nº 10 de la temática de violencia de género, a cargo del fiscal cotitular Marcos Bendersky.
En ese sentido, tras la denuncia radicada en la Comisaría de la Mujer y la Familia por parte de la víctima, se inició la pesquisa que desembocó en la elevación a juicio de la causa judicial.
En relación al condenado, está privado de la libertad en la Unidad penal Nº 15, de Batán y en ese lugar fue notificado por el Juzgado Correccional acerca del fallo emitido en las últimas horas.
Ahora, resta que se unifiquen las penas y se disponga de una única a cumplir por parte del hombre que acumuló varios antecedentes penales por droga y otros delitos relacionados con la violencia de género.
El pasado 24 de noviembre, se conoció la condena del Tribunal Criminal Nº 1 de cinco años de prisión y una multa de una unidad fija para Balbuena por resultar penalmente responsable del delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización” (dos hechos).
Pero el hombre que se dedicaba a la albañilería, fue encontrado autor penalmente responsable del delito de “encubrimiento”; autor penalmente responsable del delito de “daño”; autor penalmente responsable del delito de “desobediencia judicial”.
También fue condenado por resultar autor penalmente responsable del delito de “amenazas” (dos hechos) y autor penalmente responsable del delito de “desobediencia judicial”, según se conoció en el veredicto de noviembre anterior.-

Fuente: «Ecos Diarios».-