Detuvieron a dos sujetos acusados de asaltar violentamente a comerciantes de 63 al 800

La Delegación Departamental de Investigaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, con asiento en nuestra ciudad, informó que en las primeras horas de este sábado, sus efectivos allanaron dos viviendas de la ciudad y aprehendieron a dos hombres por «robo agravado en poblado y en banda y uso de arma de fuego».

La investigación se inició el último 21 de junio, cuando una pareja denunció que en circunstancias en que se encontraba trabajando en su feria de ropa, en la calle 63 al 800, ingresó un hombre vestido de camisa, saco y corbata, llevando consigo una biblia, preguntando por el precio de distintas prendas. Esta situación, en principio, no llamó la atención de los comerciantes, hasta que en un momento dado, el sujeto en cuestión extrajo de entre sus ropas un arma de fuego con la cual amenazó al comerciante al mismo tiempo que lo hizo tirar al piso.

En forma simultánea el supuesto religioso ordenó a la mujer atar las manos de su pareja con un precinto. Una vez hecho esto comenzó a exigir la entrega de dinero amenazando con que fuera del local había tres compañeros quienes, si este los llamaba, ingresarían y le quitarían «por las malas» el dinero y cuanto objeto de valor hubiera en el negocio.

Aprovechando un descuido del ladrón, la mujer salió corriendo del lugar. Ante ello el delincuente se dio a la fuga llevándose consigo distintas prendas del comercio.

Radicada la denuncia, con intervención de la Fiscalía Departamental N° 30, se derivó la investigación a la DDI, cuyos detectives dieron inicio a una serie de tareas de campo entre las cuales se destacaron la recepción de testimonios y el análisis de las cámaras de seguridad y privadas.

Gracias al aporte de las cámaras de seguridad municipales se pudo advertir no sólo el recorrido realizado por el delincuente y sus cómplices, si no también que los mismos habían hecho, en los días previos, tareas de inteligencia pasando en reiteradas veces por el local e incluso uno de ellos siempre vestido de camisa, saco y corbata con una biblia en sus manos, lo cual coincide con los testimonios que aseguran que un predicador religioso (a la postre autor del hecho) se presentó en los días previos al robo, ingresaba al local e interactuaba con los clientes predicando discursos religiosos.

Una vez individualizadas las identidades de estas personas, como así sus domicilios, la Fiscalía N° 30 solicitó al Juzgado de Garantías N° 1 dos órdenes de allanamiento. Ya con las órdenes judiciales, la DDI desplegó un operativo que incluyó a sus agentes, como así también a los de la SubDDI Lobería y la Unidad Táctica Especial GAD, irrumpiendo en una vivienda ubicada en calle 22 entre 57 y 59 y la restante en calle 20 al 3300.

En la primera de las propiedades se aprehendió a un sujeto de 32 años en cuyo poder se secuestraron un gran número de prendas de vestir entre las que se encontraban las sustraídas y las utilizadas, tanto el día del hecho como en las jornadas anteriores donde los delincuentes hicieron tareas de inteligencia previa sobre su objetivo. En la segunda vivienda se aprehendió a un joven de 24 años, en cuyo poder se secuestró un equipo de telefonía celular, una mochila, biblias y prendas de vestir.

Cabe destacar que entre las prendas secuestradas se halló la camisa blanca, corbata y saco con que uno de los malvivientes se hacía pasar por predicador religioso. Por estas horas ambos aprehendidos se encuentran alojados en la DDI a la espera de ser indagados por el magistrado interviniente.

La investigación sigue su curso con lo cual no se descartan nuevas medidas.-