Clases de Ajedrez en Fundación La Dulce

Fundación La Dulce y Joaquín Gil, invitan a la comunidad a tomar clases de ajedrez. Los interesados pueden comunicarse al 2262 557101 para coordinar día y horario.

El ajedrez puede ayudar al cerebro

Según la ONU, este juego puede contribuir a la creación de un entorno de tolerancia entre los pueblos y las naciones dado que promueve la justicia, la equidad, la inclusión y el respeto mutuo. A su vez, sostuvo la entidad, tiene un papel relevante para la salud mental.

Además, el ajedrez combina elementos del deporte, el razonamiento científico y el arte, agrega la organización internacional.

En cuanto a los beneficios sobre el cerebro, un artículo de revisión publicado en 2019 en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health indaga sobre los mismos.

Según el escrito, existen diversos estudios que sugieren que reunirse con amigos o realizar actividades placenteras (como jugar al ajedrez) se asocian con un menor riesgo de demencia. “Además, las personas con un alto nivel de actividad mental tienen un 33% menos de riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer”.

Además, agrega el documento, “se ha planteado la hipótesis de que las actividades intelectuales relacionadas con el aprendizaje y la memoria serían las más protectoras contra el desarrollo de la enfermedad. Entre estas actividades destaca el ajedrez”.

No obstante los beneficios señalados, el artículo de revisión señala que actualmente las pruebas no son lo suficientemente sólidas como para inferir una relación causal directa o recomendar una actividad de ocio sobre la otra. Además, se necesitan más ensayos para evaluar el efecto protector de las actividades cognitivas sobre el riesgo de demencia y, más aún, para las poblaciones diagnosticadas.

Aunque es cierto que podrían necesitarse más estudios para conocer con certeza los efectos reales del juego sobre el proceso cognitivo, son muchos los beneficios descritos en la bibliografía, asegura un estudio de revisión realizado por especialistas brasileños, titulado Neurología, psiquiatría y el juego del ajedrez: una revisión narrativa y publicado en 2020.

Por ejemplo, señala el documento, un estudio de 2016 concluyó que las habilidades ajedrecísticas se correlacionan con el razonamiento fluido, la comprensión-conocimiento, la memoria a corto plazo y la velocidad de procesamiento, particularmente en los jóvenes ajedrecistas.

Otro de los estudios mencionados por el artículo de 2020 asegura que el ajedrez podría servir como herramienta educativa. En dicha investigación  se comparó a niños que jugaban al ajedrez como actividad extraescolar con niños de ocho colegios que elegían otras actividades, como fútbol y baloncesto. Concluyeron que, después de un año de práctica, los niños ajedrecistas se desempeñaban mejor en las pruebas que medían la atención, la organización, la velocidad, la planificación y la resolución de problemas.-

Fuente: «La Dulce Digital».-